Actualidad energética

¿En qué consiste la batería virtual?

Las baterías son la respuesta más natural al principal problema de la fotovoltaica, la deficiencia energética nocturna. Hasta hace no mucho las únicas opciones para los excedentes eran; por una parte la modalidad de autoconsumo con excedentes, donde la energía sobrante te la compraba la comercializadora y te la descontaba posteriormente de la factura; por otra parte la declaración como generador donde después de realizar el registro correspondiente podías vender a red directamente al mercado mayorista al precio estipulado por OMIE; y finalmente verter la energía a las baterías para utilizarla en horas de déficit energético. Aún así, muchas veces se opta por combinar la compensación y las baterías para sacar el máximo rendimiento a la instalación.

La batería virtual es una nueva opción para utilizar estos excedentes. Para visualizarla de manera clara, sería como un contrato que realizas con tu comercializadora donde, en vez de comprarte la energía, te la guarda en forma de euros para posteriormente descontarla de tu factura de luz. Aunque en un principio pueda parecer similar a la compensación por excedentes, existen varios rasgos que las diferencian.

1.- Compensar excedentes de forma deslocalizada

La primera gran diferencia es la posibilidad de generar excedentes en un punto, guardarlos y posteriormente utilizarlos en otro punto de consumo, siempre y cuando sea con la misma comercializadora. Para ejemplificar esto, sería como generar excedentes en una segunda residencia o en una nave industrial y utilizarlos por la noche cuando llegues a casa después de tu jornada laboral. De esta manera, es interesante utilizarla sobre todo en instalaciones donde no se les da un uso muy continuado o instalaciones sobredimensionadas donde los excedentes son muy grandes.

2.- Compensación a futuro

La compensación habitual con excedentes solo te permite compensar los propios excedentes en el mismo mes mientras que la batería virtual permite guardar los kWh almacenados para próximas facturas en los meses venideros y, dependiendo el contrato con la comercializadora, incluso un año después. Esto viene muy bien para empresas donde existe una diferencia grande de consumo entre temporadas como puede ser un hotel situado en la costa. Los meses de invierno donde el consumo es bajo se almacena toda la energía para desplazarla a los meses de verano, una opción muy interesante.

3.- Un nuevo concepto de compensación

Con la batería virtual puedes no solo compensar la parte de energía activa de la instalación, si no que además puedes descontar partes fijas en términos como potencia o impuestos par acabar de reducir aún más esta factura de luz. Los contratos de batería virtual los debe fijar la comercializadora y en muchos casos se debe pagar una tasa fija aunque algunas optan por una tasa variable en función de la energía almacenada. En cualquier caso es una opción más que interesante para según que requerimientos y se debe tener en cuenta a la hora de analizar la forma más efectiva de amortizar la inversión.

 

< Volver a Actualidad energética

Actualidad energética

El impulso de 837 millones de euros para la producción de baterías

Las baterías siguen siendo el principal lastre económico a la hora de adquirir un coche eléctrico, su elevado precio de […]

Edificios 0 emisiones para 2030

La Comisión Europea ha lanzado un paquete de medidas para mejorar la eficiencia energética de los edificios de nueva obra […]

Tener un coche eléctrico sale hasta 5 veces más barato que uno diésel

Los coches eléctricos suponen un tema de debate siempre que están en el punto de mira. Todos conocemos los inconvenientes […]